La “Oblique Imagery” revoluciona la fotografía aérea

Drone

La topografía aérea se vuelve cada vez más inteligente

Los topógrafos y los profesionales de GIS tienen los estándares muy altos cuando se trata de sus herramientas y su oficio. Por ello, no es de extrañar que muchos estén recurriendo a los drones para sus necesidades de cartografía y modelado 3D. Los drones consiguen resultados que cumplen con los estándares de precisión de la topografía y, en comparación con las técnicas topográficas tradicionales, reducen drásticamente el tiempo, el coste y el esfuerzo necesarios.

La topografía con drones es más complicada que tomar unas cuantas fotografías desde arriba. Esta requiere varios pasos, desde la preparación de los puntos de control en tierra, pasando por la planificación de la misión, hasta el procesamiento de las imágenes que se capturan con el software de topografía.

Dentro de la topografía con drones, una técnica que ha tenido éxito en el modelado 3D es el uso de la fotogrametría oblicua, en la que las imágenes se capturan con varias lentes que se montan juntas en un conjunto con ángulos de eje fijos. Las imágenes resultantes revelan detalles que a veces se pierden al capturar sólo fotografías verticales.

Utilizando esta tecnología punta, los topógrafos tienen a su alcance la solución topográfica definitiva, en términos de precisión y eficiencia. Gracias a la función de captura oblicua inteligente, los topógrafos pueden ahora capturar y crear modelos 3D de sus objetivos con más eficacia que nunca.

La fotografía oblicua tiene muchas ventajas. Mientras que un ángulo vertical puede ayudar a mostrar la ubicación de características como edificios, calles o espacios abiertos, las fotos aéreas oblicuas son mejores para dar una perspectiva de la apariencia de las características que se elevan desde el suelo como los edificios, la topografía, el follaje, etc. en relación con el suelo y el horizonte.

Otras ventajas son:

  • Revela detalles que podrían haber sido obstruidos en la vista vertical.
  • Facilita la determinación precisa de la elevación de las características.
  • Capta muchos más datos de altura relativa.
  • La información sobre la posición y la altura relativa obtenida de cada conjunto de datos puede compararse, contrastarse y juntarse para obtener la información sobre la altura relativa entre los elementos de la zona objetivo, produciendo un mapa de datos tanto de posición como de altura, que puede representarse como un mapa 3D de la zona estudiada.

Sin embargo, también hay desventajas. Debido al número de lentes, el equipo puede ser muy pesado y caro. Una carga útil más pesada implica tiempos de vuelo más cortos y más tiempo dedicado a cambiar las baterías del dron, especialmente en las misiones de topografía a gran escala. Por otro lado, si se intenta realizar fotogrametría oblicua o modelado 3D con una sola cámara, se necesitan muchos vuelos, lo que lleva bastante más tiempo.

Con el continuo aumento del uso de drones en la topografía y la construcción, existe la necesidad constante de que su utilización sea más sencilla y económica, en términos de tiempo y coste. La topografía aérea se ha vuelto más inteligente y la captura oblicua es una de esas innovaciones que cubre ambos aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *